¿Y si recabamos el consentimiento?

 

Margarita Morales Plaza Senior Associate Hogan Lovells International

Margarita Morales Plaza, Senior Associate de Hogan Lovells International

Empecemos por recordar que las funciones de un corredor de seguros son sumamente relevantes en el proceso de distribución, pudiendo abarcar, entre otras actividades, la elección adecuada del producto para el asegurado, el suministro de información durante el desarrollo del contrato, o la asistencia en caso de que se produzca el acaecimiento de un siniestro.

Además, los corredores de seguros han de ser totalmente independientes de las entidades aseguradoras para las cuales distribuyen seguros u otros productos. De hecho, la legitimación de los corredores en la distribución de los productos deriva de la aceptación del cliente de su posición de corredor, no de la aseguradora.

La intervención del mediador es tan relevante para el asegurado que es este únicamente el que podría decidir suprimir la posición mediadora de la correduría de que se trate, no la aseguradora.

Desde esta perspectiva, la capacidad de la aseguradora para decidir seguir pagando al corredor es limitada (por no decir nula) y no puede servir para “echar” al corredor de su relación con el tomador.

De hecho, la resolución unilateral de la aseguradora del contrato de distribución de seguros no solo vulnera y lesiona los intereses de los corredores sino que también perjudica gravemente a los asegurados, alejándoles forzosamente de quienes han sido sus gestores de confianza en muchos de los casos.

Y es que, en ocasiones, nos olvidamos de que nuestra Ley es taxativa respecto de la necesidad de que exista consentimiento por parte de los asegurados para modificar la posición mediadora.

Ley de Contrato de Seguro

Así, la Ley de Contrato de Seguro en su artículo 21 establece que “en todo caso se precisará el consentimiento expreso del tomador del seguro para suscribir un nuevo contrato o para modificar o rescindir el contrato de seguro en vigor”.

Y en el artículo 8 del mismo texto legal se incluye la mención del mediador de seguros, en su caso, como parte de los elementos informativos que han de incluirse en el contrato. Por lo tanto, ha de entenderse que una modificación del corredor (o su eliminación) es una modificación del contrato de seguro para la que se necesita consentimiento expreso.

Además, el artículo 156.5 del RDL 3/2020 es todavía más contundente: “en todo caso, se precisará el consentimiento del tomador del seguro para modificar la posición mediadora en el contrato de seguro en vigor”.

A pesar de ello, existe algún sector de la industria que aboga por la necesidad de normalizar los cambios de posición mediadora (particularmente cuando se llevan a cabo compraventas de cartera) sugiriendo la supresión del citado artículo 156.5 del RDL 3/2020.

No obstante, a día de hoy, la legislación no lleva a equívoco: la modificación del distribuidor del seguro realizada por la aseguradora sin consentimiento de los tomadores o asegurados es contraria a la ley, pues infringe, entre otros, los artículos 21 de la LCS y 156.5 del RDL 3/2020, que no pueden resultar más claros.

Fuente  AUTOR:

Imprimir

(Visited 7 times, 1 visits today)

Deja una respuesta

AAMMZ, información transparente, negociaciones, acuerdos, soluciones, comunicación constante, aunar criterios para una representación efectiva, esto es nuestro valor añadido, juntos somos más fuertes.

Si estás interesad@ en conocernos mejor o tienes alguna consulta, puedes contactar con nosotros en la sección contacto>>